Testimonio Beatriz Hernández

Beatriz Hernández

Ingeniero Constructor

Comencé el curso de SATISFACTION gracias a una amiga, que me animó a participar, estaba un poco perezosa. Al  final del curso le di las gracias por animarme y descubrirme este curso. Gracias a ella he disfrutado de un viaje de 8 semanas en las que hemos aprendido mucho más sobre nosotras, mirando en nuestro interior y a través del espejo de cada una de las participantes. Cada una de las clases ha sido muy enriquecedora, descubriendo y aprendiendo que las pequeñas acciones y los pequeños gestos son los que nos ayudan a ser más felices cada día.

En una época en la que todo se mide en grandes dimensiones y por los grandes logros, nos hemos olvidado de los detalles, no se aprecian las pequeñas cosas de la vida. Las acciones y las pequeñas metas son las que nos ayudan a conseguir estar más satisfechas y más felices. Es el camino no la gran meta final.

Esto es lo que Ixi con su gran capacidad de comunicar y su entusiasmo nos ha ayudado a descubrir. Esto entre otras muchas cosas más, pero si las cuento todas… se perdería la magia de este curso. Yo que soy una persona que siempre vivo con una meta, con un plazo en la cabeza por mi trabajo, este curso me ha ayudado a ser consciente del camino y no de la meta. El no darnos un guión o un resumen sobre lo que va a tratar el curso el primer día, hace que me haya dejado llevar por el camino sin pensar en la meta, que me haya centrado en descubrir lo que cada sesión me podía aportar y enseñar.

Las 8 semanas las he vivido con gran entusiasmo y deseaba que llegará la siguiente…

Lo mismo que le di las gracias a mi amiga por animarme a participar en SATISFACTION, le doy las gracias a Ixi por crear un programa tan bonito.