Dinero, Identidad y Autoestima: ¿Cuánto Crees que Cuestas?

En la era capitalista Internet está lleno de contenido (Videos, blogs, libros…) sobre como ganar más, el dinero está presente en nuestra vida cada día, es un tema candente. Sin embargo, hay una contradicción: Cuando se trata de hablar de nuestro dinero, el tema pasa a ser tabú, y nos llenamos de vergüenza, añadimos la coletilla ‘Si se puede preguntar’ con miedo a ofender…  ¿Por qué será?

Da igual cuanto dinero tengas en la cuenta bancaria: Si no partes de una relación sana con el dinero, nunca vas a estar completamente satisfechx.

Hoy vamos a hablar de nuestra relación con el dinero y lo vamos a llevar más allá. Vamos a explorar el papel que la identidad, los guiones de dinero, y nuestra mentalidad juegan en este asunto.

¿Cuánto crees que cuestas/vales? La pregunta no suena nada bien… pero la manera en la que respondemos esta pregunta nos da mucha información. ¿Cuál es tu respuesta?

La razón por la que te lo pregunto es que hay muchas maneras de medir lo que valemos: Hay quien valora el valor aportado a otras personas, o el trabajo realizado (pagado o voluntario), pero es verdad que hay mucha gente que confunde el valor personal con el valor neto (el dinero que te pertenece). Al hacer esta pregunta hay me ha respondido: ‘Gano X al año’ ‘Tengo Y en el banco y mi casa vale Z’

Es la asociación de lo que somos con lo que tenemos la que hace que la mayoría de gente no se sienta cómoda hablando de dinero. Asociamos dinero con identidad, y la conversación pasa a ser demasiado personal demasiado rápido. ¿Por qué hacemos esta asociación?


Identidad 

“Tu identidad es una fuerza increíble e invisible que controla tu vida. Es invisible, como la gravedad es invisible, pero controla toda tu vida.”- Tony Robbins

Durante la infancia, formamos nuestra identidad, y también en esa época nos hacemos conscientes de un concepto extraño: El dinero. Sin enterarnos, creamos creencias que mezclan quien somos y que tenemos. El niño cuyos padres no pueden permitirse comprarle ropa nueva va a desarrollar creencias muy diferentes que la niña que siempre aparece en clase con el juguete más nuevo. Y cuando asociamos nuestra identidad (Lo que creemos que somos) con nuestro dinero (Lo que tenemos), nuestra autoestima está destinada a la inestabilidad. Cuando permitimos que nuestra identidad se vea afectada por factores externos (como nuestra economía) nuestra autoestima sube y baja como un yo-yo.


Guiones del Dinero 

A lo largo del tiempo, estas creencias van cogiendo forma y se juntan para formar lo que Dr. Brad y Ted Klontz llaman ‘Guiones del dinero’. Me gusta este término porque como siempre digo, todos y todas somos cuentacuentos profesionales. Nuestra mente interpreta cada situación basándose en nuestras experiencias pasadas y creencias, y nuestros guiones van creciendo y ganando fuerza. Los guiones del dinero son las historias que nos contamos una y otra vez hasta que un día se convierten en nuestra mentalidad, y nada tiene más fuerza que nuestra mentalidad a la hora de definir como nos sentimos.


Mentalidad Financiera 

Nuestra mentalidad está basada en nuestros guiones del dinero, y es muy potente. De hecho nuestra mentalidad financiera tiene mucho más poder en como nos sentimos sobre el dinero que lo que realmente tenemos. ¿Cómo podríamos explicar si no la existencia de personas millonarias que sienten ansiedad constante sobre su dinero? 

Da igual lo que tengas, si tienes una mentalidad de Escasez, no habrá dinero en la tierra que sea suficiente. Como Robbins dice: ‘La Riqueza es realmente un estado de Apreciación’. Probablemente las personas que creen que el dinero puede comprar la felicidad no estén muy de acuerdo, me contáis después de leer el artículo completo.

Tu Mentalidad te puede Ayudar o Atrapar. 

Si quieres leer más sobre las mentalidades financieras puedes leer: ‘Dinero y Tiempo: Nunca Menosprecies tu Trabajo’, y si no aquí os dejo un ejemplo:

Imagina que hubieras estado escuchando el mismo disco rayado (O lo que es lo mismo, una de las siguientes frases) durante décadas, y considera como eso podría haber afectado a tu actitud ante el dinero:

Cada día aprendo a gestionar mi dinero mejor.

Soy un desastre con números. 

Los ricos tienen un don para los negocios. 

Los ricos son mentirosos y corruptos. 

Hay suficiente dinero en el mundo para todas las personas.

Necesitas trabajar DURO para ganar un sueldo. 

Vamos a explorar la última frase: Si crees firmemente que el dinero es el resultado del trabajo duro y difícil, ¿crees que alguna vez te plantearías ganar dinero haciendo lo que más amas?

Érase una vez una empresaria agotada que detestaba su trabajo, no tenía horas libres en el día y contrató a un gestor para ayudarle. El gestor le escuchó quejarse durante horas sobre todos los problemas laborales que tenía y las dificultades económicas que quería resolver. Estaba ganando lo suficiente, pero ¿A qué coste? El gestor de repente le dijo ‘No tienes que matarte trabajando, hay maneras más fáciles de ganar dinero’, algo que ella ni siquiera se había planteado. Meses más tarde y después de invertir conscientemente, se atrevió a delegar y a hacer su negocio online, empezó a trabajar desde casa y su calidad de vida se disparó.

El propósito de hoy y el próximo Blog Club es sanar nuestra relación con el dinero y crear una mentalidad de abundancia antes de empezar ni siquiera a considerar como mejorar nuestra economía. No podemos empezar la casa por el tejado así que nos vamos a centrar en los guiones del dinero, al cambiar los guiones, cambiamos la película final (la mentalidad).

RE-ESCRITURA DE GUIONES

Drs. Brad y Ted Klontz presentan cuatro tipos de guiones del dinero limitantes, puede que te identifiques con alguno de ellos con varios, la idea como siempre es hacerte consicente. Darse cuenta es siempre el primer gran paso.

Para tener una relación sana con el dinero, no hace falta ser perfect@ o matemátic@, solamente necesitas hacerte consciente, aceptar donde estás, y tomar acción para transformar las creencias que te impiden alcanzar la libertad económica que deseas.

¿List@s?

Nota: Los nombres están traducidos a mi manera.

Evitador@s – Evitación a cualquier coste 

  • Dinero = Negativo; fuente de miedo, ansiedad, asco o disgusto.
  • L@s ric@s son Avaricios@s.

Piensan que no se merecen ser ric@∫ pero son conscientes de que ahorrar o tener más dinero podría mejorar sus vidas. Esto les lleva a un conflicto entre comformarse con poco dinero, y valorar demasiado el dinero. A menduo tienen problemas con gastar de más y no tienen control sobre lo que pasa con sus finanzas. Prefieren no saber lo que está pasando, no miran la cuenta por miedo.

Creencias Comunes:

‘El amor al dinero es la raíz de todo mal’

‘El dinero cambia a las personas, los ricos son corruptos’

‘Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres’


ACCIÓN TRANSFORMADORA: Pon tus cuentas, tu cabeza y corazón en orden. Es hora de poner los números sobre la mesa y descubrir lo que ganas y lo que gastas. Lo que debes y lo que tienes. Crea un hábito de llevar la cuenta de tus cuentas, cuanto más te expongas a algo, menos miedo te dará. (Hay mil plantillas excel online).


Fans  – Culto al Dinero 

  • Dinero = Positivo; fuente de felicidad, varita mágica solucionadora de problemas…
  • L@s Ric@s son l@s jef@s del mundo, pura aspiración.

Sostienen la creencia de que ‘Si tuvieran más dinero, todos sus problemas se solucionarían’, así que hacen todo y más para acumular billetes. No hay cantidad de dinero suficiente para satisfacerles, sienten la presión de ganar más y más pero también gastan de más porque todo lo intentan arreglar con dinero.

Creencias Limitantes:

‘El dinero soluciona todos los problemas’

‘Todo iría mejor si tuviera más’

‘La cantidad de dinero en el mundo es limitada’


ACCIÓN TRANSFORMADORA: Para romper y transformar esta creencia necesitas cambiar tu foco de atención y entrenarlo cada día. Quizás repetirte este mantra te ayude: ¡Las mejores cosas en la vida son gratis! Te propongo un reto: Cada día durante una semana haz algo gratis para sentirte genial. Ej: Visita a tus abuelos cuando no se lo esperen, da un largo paseo con tu pareja en el campo o en el parque más cercano, apúntate a un meeting que te guste, crea un video sorpresa para un amigo…


Vigilantes –  Emergencias Ecónomicas a la vuelta de la esquina

  • Dinero =  Necesidad Básica; Difícil conseguirlo, nunca suficiente ahorrado.
  • L@s Ric@s han trabajado duro y luchado para llegar a la cima.

Creen que tienes que sudar sangre para ganarte la vida, necesitas ahorrar todo y más por si acaso. No les gusta hablar de dinero, y sospechan de la gente. ¿Su filosofía? Trabaja duro y no esperes mucho.

 Creencias Comunes:

‘El Dinero no crece en los árboles’

‘Puedo ganar dinero O trabajar en lo que quiero’

‘Hay que ahorrar mucho para ser rico’


ACCIÓN TRANSFORMADORA: Está claro que hay una parte positiva de este guión. Ahorrar sería un gran consejo para un evitador. Sin embargo, cualquier cosa sana en exceso se convierte en insana, así que te propongo: Crea un plan de acción a largo plazo para tus finanzas, que te permita parar de preocuparte cada día. Si estás ahorrando de más, dedica un pequeño % de tu sueldo (A parte de tus gastos habituales) y comprométete a gastarte ese dinero antes de que el mes termine. Una vez que te acostumbres a gastar ese dinero, empieza a experimentar. Gástatelo en algo divertido, quizás invierte en algo en lo que creas. Arriesga un poco sin miedo, para así retar a tu mentalidad.


Pretencios@s – Status social = Balance Cuenta Bancaria 

  • Dinero = Identidad; fuente de éxito y valor personal.
  • Los Ric@s son afortunad@s, mejores y superiores.

Asocian su identidad a su dinero, a menudo sienten la presión de probar lo mucho que tienen, pueden invitar a una ronda, pagar toda la mesa sin mirar si tienen dinero o no. Son capaces de quedarse en la ruina con tal de aparentar estar a la altura, confunden su valor personal con su valor neto.

Creencias Comunes:

‘Soy lo que tengo’

‘Tienes que tener dinero para ganar dinero ’

‘El dinero es para gastarlo’


ACCIÓN TRANSFORMADORA: Empieza por retar lo que vales sin dinero, necesitas empezar a actuar como te quieres sentir. Te propongo 2 cosas: 1. Haz algo algo para demostrar lo que vales que sólo requiera tu habilidad, ni un sólo céntimo. En vez de comprar un regalo carísimo a tu amiga, haz algo creativo o escribele una carta sentida. 2. La próxima vez que tengas la tentación de fardar de tu nueva compra, comparte algo tuyo que hayas hecho de lo que te sientas orgullos@.


Escribir este artículo ha sido puro aprendizaje para mi y sólo espero que te ayude tanto a ti… Si no tienes claro cual es tu guión del dinero, recuerda que el objetivo es simplemente encontrar tus creencias personales y ver si son limitantes, para transformarlas y retarlas.

No apegues tu identidad a un sólo guión, puedes identificarte con diferentes aspectos de diferentes creencias. La relación de cada persona con el dinero es diferente, ya que esta basada en nuestras experiencias pasadas, así que cada persona necesita consejos y herramientas diferentes. Esta es sólo una guía para arrancar.

Lo que si está claro es que antes de intentar ganar más dinero, es necesario sanar la relación que tenemos con el, lo que implica transformar creencias limitantes a través de la experiencia: Actúa como te quieras sentir.

Decisiones Decisivas: Como Tomarlas Conscientemente en 6 pasos.

¿Sabes que cuando no tomas ninguna decisión también estás decidiendo?

Estás eligiendo la inacción, y es que hasta cuando no actuamos o no tomamos cartas en el asunto estamos decidiendo quedarnos en nuestra zona de confort.

En este artículo vamos a hablar de las decisiones. Hay decisiones de muchos tipos: Decisiones que tomamos de forma automática, incluso inconsciente y decisiones que tomamos sabiendo que tendrán grandes consecuencias. Tanto las decisiones más diminutas, que suelen ser por defecto como las más decisivas pueden marcar un antes y un después en nuestras vidas.

Hoy en día la sobredosis de información y opciones a la que estamos sometidxs hacen que la tarea de decidir haya aumentado en complejidad. Barry Schwartz habla de esto en su libro ‘La paradoja de la elección’. Antes ibas a comprarte unos vaqueros y las opciones eran: ‘Claritos o oscuros’, ahora tienes todo tipo de formas y cortes, colores y estilos. El exceso de elección nos puede llegar a paralizar. Probablemente con unos vaqueros salgamos del paso, pero cuando se trata de que carrera elegir o con que persona compartir vida, la cosa cambia.

Decidir conlleva un gasto de energía mental y emocional proporcional a la importancia que creamos que la decisión tiene, de ahí que muchas de las decisiones que tomamos a lo largo de un día sean por defecto, de forma automatizada. Sin embargo, hoy vamos a hablar de las decisiones que nos quitan el sueño, de las decisiones decisivas.

Mi objetivo con este artículo es proporcionarte 6 pasos para tomar decisiones decisivas.

Estos son los pasos que vamos a ver:

D – escubre quien quieres ser.
E – xplora posibilidades.
C– omprueba como sienta.
I– magina lo peor y lo mejor.
D– isminuye los efectos negativos previniendo, reparando y preparándote.
E– námorate de tu decisión.

1.DECIDE QUIEN QUIERES SER:

Ante cualquier decisión, hay algo que quieres conseguir. Puede que quieras más de un resultado y que ambos resultados sean incompatibles entre sí. Puede que sea ese el dilema.

Por eso, es importante analizar que hay detrás de lo que quieres: para empezar la primera pregunta sería: ‘En un mundo ideal, ¿qué me gustaría conseguir?’, Seguida por: ‘¿Para qué quiero conseguir eso?’ y de nuevo: ‘¿y para que quiero conseguir eso que conseguiría si consigo lo primero?

Una vez que tengas claro lo que quieres sacar de tu decisión, te invito a que transformes la pregunta: ‘¿Qué quiero conseguir?’ por ‘¿Qué tipo de persona quiero ser?’

Esta pregunta te conectará con tu identidad deseada y con tus valores.

Si por ejemplo estás decidiendo entre invertir tus ahorros en una casa nueva o en darte una vuelta por el mundo, lo que quieres conseguir en el primer caso (el resultado) sería: la casa (Estabilidad, certeza) y en el segundo caso las experiencias (Aventura, variedad), pero y si te preguntas: ‘¿Qué tipo de persona quiero ser?’: ¿Segurx or adventurerx? ¿Con cuál te identificas más? Si profundizas un poco en la pregunta, quizás te das cuenta de que quieres ser más social o más independiente. Puede que hayas asociado tener una casa con invitar a tus amigxs a cenar o puede que hayas asociado tener una casa con ser más independiente, y lo mismo con viajar. Puede que viajar sea tu forma de ganar independencia o todo lo contrario, de conocer más gente y hacerte más extrovertidx. En ese caso, la decisión en si misma perdería peso porque podrías ganar esa identidad con ambas decisiones.

Focalizarnos en el tipo de persona que queremos ser nos acercará también a una decisión más alineada con lo que queremos a largo plazo, y no sólo de forma inmediata. Con las decisiones decisivas es esencial explorar las consecuencias a largo plazo tanto como a corto.

2. EXPLORA MÚLTIPLES POSIBILIDADES Y ESCRÍBELAS

En este segundo paso te invito a que pienses fuera de la caja (más allá de lo que conoces y de lo que te han enseñado). ¿Qué otras posibilidades podría haber? Haz una lluvia de ideas, escribe todo lo que se te ocurra. Quizás puedes invertir en la casa, alquilarla y luego irte de viaje con el dinero del alquiler. ¿Qué más posibilidades hay que no habías pensado?

Después de explorar las posibilidades, escribe cuales son las opciones que más te hayan convencido. ¿Qué opciones tienes a la hora de decidir? No te dejes ninguna para poder considerarlas en el proceso.

En este paso es esencial que escribas las opciones para no entrar en bucles de pensamiento cuando estés cerca de decidir. Cuando no ponemos nuestras decisiones en papel aparecen los ‘¿Y si hago esto?’ con opciones que probablemente ya habías considerado mentalmente antes.

3. COMPRUEBA COMO SIENTA

Este es uno de mis pasos preferidos, una vez que tengas una lista de opciones dedícate un día a probar cada una de ellas. Crear una experiencia simbólica de lo que podría ser tomar esta decisión.

No te vas a comprar la casa para probar, pero quizás te puedes alquilar un Airbnb por la zona una noche y pasar el día por ahí viendo a ver como sería la vida si la comprases. Quizás no te puedes ir a Bali para ver que tal pero si que puedes organizar un viaje de un par de días a un sitio que no conozcas y conectar con la persona viajera que llevas dentro para ver que tal te sienta. La idea de este ejercicio es conectar con las opciones de forma experiencial para hacerte una idea de cuales podrían ser los beneficios y consecuencias tanto positivas como negativas de cada opción.

4. IMAGINA LO MEJOR Y LO PEOR

Este paso es esencial para medir riesgos, explorar las consecuencias tanto positivas como negativas de cada una de las opciones y también de la inacción. No esperes la certeza absoluta porque en casi ninguna decisión la tendrás y si eso te paraliza, el miedo decidirá por ti. Te dejo algunas preguntas para acompañarte en este paso:

  • ¿Alguna de las opciones me aleja de la persona que quiero ser?
  • ¿Qué es lo peor que podría pasar en cada opción?
  • ¿Cuáles son las probabilidades que estos desencadenantes pasen en cada caso de 0 a 10?
  • ¿Cómo me afectarían cada uno de ellos de 0 a 10?
  • ¿Cuáles serían los posibles beneficios emocionales/ físicos/ profesionales / personales en cada opción?
  • ¿Cuáles son las posibilidades de obtener los beneficios en cada caso de 0 a 10?
  • ¿Cómo me beneficiarían de 0 a 10?
  • ¿Me podría recuperar del peor desencadenante y tomar responsabilidad si me equivoco?

5. DISMINUYE LOS EFECTOS NEGATIVOS PREVINIENDO, REPARANDO Y PREPARÁNDOTE.

Prepárate para lo peor en cada caso y haz una lluvia de ideas de posibles acciones que podrías tomar para prevenir consecuencias negativas en cada opción y para repararlas en el peor escenario.

Recuerda considerar también como sentirías a largo plazo si no decidieras ‘nada’. La inacción tiene un coste.

6. ENAMÓRATE DE TU DECISIÓN

Una vez que hayas decidido comprométete con tu elección desde el amor, sabiendo que lo has hecho de forma consciente, si te equivocas habrás ganado el aprendizaje.

Cuando te comprometes liberas energía de la duda. Con decisiones más pequeñas se ve claramente: Si yo me comprometo a desayunar fruta todas las mañanas, voy a comprar fruta de calidad en vez de comprar fruta barata y un paquete de galletas por si acaso, de esta manera no voy a perder energía por las mañanas decidiendo si desayunar fruta o galletas, ya está decidido. Si yo me comprometo con escribir artículos los lunes y viernes no voy a perder energía durante la semana decidiendo cuando sentarme a escribir, ya está agendado.

Estos seis pasos me han ayudado a tomar decisiones realmente difíciles para mi, y espero que te ayuden a ti también. Te dejo con una pregunta que te puedes hacer en cualquier momento:

‘¿Quién me está moviendo a elegir: ‘El miedo o el amor’?’

Te invito a que sea el amor la parte de ti que elija.