Amor Propio: Dejar Marchar, Cambiar o Aceptar.

¿Alguna vez te han dicho eso de : ‘Lo único que te falta es creer en ti’, o ‘Lo que pasa es que no te quieres’, y te has quedado pensando: ‘si, tienen razón pero…  ¿Cómo lo hago?’?

 

 

¿Cómo puedo aprender a quererme?

 

Los consejos que se suelen dar sobre amor propio tienden a ser generales y abstractos. Por eso mi objetivo hoy es concretar y simplificar este tema tan amplio y complejo. El amor propio es una práctica, y un aprendizaje y se puede aprender a cualquier edad. Si te identificas con esto y quieres descubrir porque te cuesta quererte, quédate conmigo:

 

Hoy voy a centrarme en un pequeño poderoso problema que a menudo nos impide aceptarnos y amarnos: La tendencia a criticarnos excesivamente sin verificar si esos conceptos negativos nos definen realmente o no.

 

Nos es fácil creernos las críticas que recibimos y nos las grabamos a fuego, y al mismo tiempo nos cuesta aceptar y creer en las cosas buenas que si que tenemos. Si alguien nos halaga nos suele costar aceptarlo hasta que estamos seguros al 100% de que es cierto. Esto es algo que he comprobado a menudo en mis cursos de SATISFACTION; Cuando les pido a las chicas que me digan sus defectos, los numeran rápidamente sin dificultad pero cuando les pregunto sus fortalezas se lo piensan más y les cuesta contestar.

 

 

La casa de Up

 

Tu autoestima es como la casa de la película ‘UP’: Las cualidades y conceptos positivos que te hacen sentirte bien contigo son como los globos que permiten que la casa (tú) vuele, y los muebles viejos y pesados dentro de la casa son los conceptos negativos (Creencias limitantes, errores pasados, defectos que no te gustan…) que no permiten que la casa suba. La idea no es eliminar todos los aspectos que no te gustan de ti para poder quererte (toda persona tiene luces y sombras), pero si equilibrar la balanza para que haya más globos que muebles y puedas elevarte y sentirte bien.

 

Hoy te voy a proponer un ejercicio para limpiar tu casa y deshacerte de algunos muebles pesados e innecesarios que te están hundiendo, para que tu amor te pueda elevar y te puedas querer más que nunca antes:

 

 

1. Haz una lista con todo lo que no te gusta de ti:

 

Escribe una lista lo más detallada posible con todos los aspectos negativos que no te gustan de ti, y te impiden quererte:

 

  • Defectos
  • Habilidades que crees que no tienes
  • Errores pasados que no te hayas perdonado
  • Inseguridades

 

 

 

2. El Reto de la Lista - Deja Marchar, Cambia o Acepta:

 

Una vez que ya tengas la lista, te voy a invitar a examinar cada elemento y asociarlo a una de estas tres opciones (Dejar marchar, cambiar o aceptar). Si podemos asociar cada elemento de la lista a una de estas tres opciones probablemente podamos hacer algo para aumentar nuestro amor propio. Te guiaré en este proceso proponiéndote preguntas para que reflexiones sobre las razones por las que no te gustan estos aspectos de ti y que puedes hacer al respecto:

 

 

La primera pregunta puede ayudarte a DEJAR MARCHAR algunos aspectos de la lista que no te gustan. Pregúntate:

 

‘¿Cuáles son las razones por las que no me gusta este aspecto de mi?’

 

Puede que tus respuestas sean de este tipo: No me gusta ser así por lo que otras personas pueden decir, o porque no encajo en los cánones de belleza, o en lo que esta socialmente aceptado.

 

Te pongo un ejemplo, imagina que en tu lista has escrito: ‘No me gusta mi cuerpo porque tengo unos kilos de más’ ¿Cuál es la razón por la que no te gusta tener kilos de más?

 

Es muy diferente responder: ‘No me gusta tener kilos de más porque otras personas me puedan juzgar’ que decir: ‘No me gusta tener kilos de más porque me canso más cuando práctico mi deporte preferido’. En la primera respuesta hay una posibilidad de dejar marchar ya que podrías aprender a reducir la importancia que le das al que dirán, mientras que en la segunda el coste de dejar marchar te afectaría directamente.

 

 

 

La segunda pregunta puede ayudarte  a CAMBIAR algunas de las cosas que no te gustan de ti. Pregúntate:

 

‘¿Podría deshacerme de este concepto negativo de mi al transformarlo?’

 

Si realmente no te gusta este aspecto de ti, ¿Lo puedes cambiar o mejorar? Crea un plan de acción y ponte a ello, sentirás alivio y liberación.

 

Te pongo un ejemplo, imagina que en tu lista as escrito: ‘Detesto lo tímida que soy’. Para empezar, no eres tímida todo el tiempo. Estás siendo tímida en este momento. Puedes ser muy tímida a nivel social y ser extrovertida en casa cuando estás con tu madre. Este aspecto se puede transformar con la ayuda adecuada. Eso sí, aceptar el punto desde que el partes es la base para cualquier tipo de transformación.

 

 

La tercera y última pregunta puede ayudarte a ACEPTAR lo que no puedes cambiar ni dejar marchar Ej: ‘No me gustó porque soy bajo’ . Pregúntate:

 

‘Si alguien que quiero tuviera este mismo defecto que yo, ¿me impediría quererle?'

 

Si la respuesta es no, y podrías quererle igualmente, quizás puedas aprender a quererte y aceptar tus sombras como aceptas las sombras de las personas que más quieres.

 

 

 

Recuerda: El amor propio no busca la perfección, si no la aceptación.

 

 

¿Aceptas a las personas que quieres pero no te aceptas a ti? ¿Te preocupas en complacer constantemente a las personas de tu alrededor pero no te cuesta cuidarte?

 

 

Tim Ferris da la vuelta al consejo universal de ‘No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti’ y añade:

 

‘No te hagas a ti lo que no te gustaría hacerles a los demás’.

 

 

En el Blog Club de esta semana te daré trucos prácticos para aprender a quererte en todo momento. ¿Te vienes?

ÚNETE A SATISFACTION

tf   +34   669   783   097

coaching@ixiavila.com